domingo, 29 de enero de 2012

EL ESTOICISMO

Estoicismo


http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Filosofiahelenistica/Estoicismo.htm

Escuela filosófica fundada por Zenón de Citio hacia el año 300 a. C. Defienden un panteísmo providencialista (mundo físico animado y divino y encaminado a lo bello y perfecto). Identifican el bien con la virtud y la vida feliz con la vida virtuosa y de eliminación de las pasiones (apatía). Se sienten ciudadanos del mundo (cosmopolitismo).



La Stoa oscureció la Academia platónica y el Liceo aristotélico y fue la más importante de las cuatro escuelas filosóficas de Atenas durante varios siglos. Zenón de Citio la fundó reuniendo a sus discípulos en una especie de pórtico decorado con cuadros de múltiples colores (“Stoa Poikilé”, de ahí su nombre).

En lógica hicieron importantes aportaciones en lo que ahora llamamos lógica proposicional (frente a la lógica de los términos de Aristóteles), en el campo de la lógica de las inferencias y en el estudio de los elementos de la gramática griega. En teoría del conocimiento defendieron una teoría sensualista matizada: los objetos físicos afectan a los sentidos, éstos transmiten su influencia al alma y provocan en ella las representaciones. El conocimiento se da en la representación cataléptica o representación evidente. Hay representaciones catalépticas basadas en representaciones sensibles y otras en la razón, como ocurre en matemáticas.

Sus ideas físicas estuvieron influidas por Heráclito y algunas tesis de la física aristotélica. Distinguen dos principios: la materia informe o principio pasivo y el Logos o principio activo. Creyeron que sólo las realidades corpóreas pueden obrar realmente, por lo que acabaron concibiendo el Logos o divinidad, al igual que el alma, como algo corpóreo, aunque invisible, perfecto y sutil. Los dos principios, Logos o Pneuma y materia (hylé) están trabados siempre y en todas partes, lo que fomenta una visión panteísta (la divinidad impregna de su ser la totalidad de la realidad). El pneuma o fuerza o espíritu es el poder creador y principio racional que ordena todas las cosas, les da las características que corresponden a su posible mayor perfección y un destino al que no pueden escapar. El Logos, presente en todas las cosas, las conecta o relaciona sutilmente. Estas ideas fomentaron en los estoicos creencias como la de la existencia de una “simpatía universal” entre todas las cosas del Universo, así como la creencia en las predicciones o “Mántica”. El famoso fatalismo y determinismo estoico tiene igualmente este mismo fundamento.

Otra tesis característica del estoicismo fue la del carácter cíclico de la historia del Universo: a partir del fuego originario y creador (el Logos) y siguiendo un orden determinado, se van creando todas las cosas, van ocurriendo todos los acontecimientos, van desapareciendo todas las cosas y así sucesivamente en un eterno retorno, renacimiento y muerte de lo mismo en idénticas formas y con idénticos destinos (palingenesia).

Creyeron que existe el alma como algo distinto del cuerpo, alma que se genera por procreación y se extingue completamente tras la muerte del cuerpo. El alma (pneuma) es un soplo o viento seco e ígneo formado por partículas materiales sutiles y que tiene la propiedad de moverse a sí mismo y al cuerpo en el que habita. Es el principio vital por el que respiramos, vivimos y razonamos. El alma humana es una parte del alma del mundo, del Logos que domina el universo, y destaca en ella el Hegemonikón, la parte racional de la que depende el conocimiento y la virtud y la más parecida al Logos mismo.

Consideraron que el objetivo de la conducta humana es la felicidad, estado que se alcanza con la fidelidad a la naturaleza y a la razón. Su propuesta ética gira alrededor de la virtud: desarrollaron una teoría de la virtud y de los deberes con un cierto carácter intelectualista próxima a Aristóteles. Anticipando el punto de vista kantiano valoraron la virtud por sí misma, y, a diferencia de Kant, creyeron que es suficiente para conseguir la felicidad, pues la virtud es un bien por sí misma y su realización trae consigo la felicidad. En relación con los afectos o pasiones los consideraron como un movimiento irracional del alma y distinguieron en ellas los apetitos o deseos, el placer y los sentimientos. En general proponen eliminar todas las pasiones (apatía) aunque las pasiones elevadas no fueron tan rechazadas. Concibieron al sabio como el filósofo que gracias al ejercicio de su razón consigue la autonomía, libertad de afectos y pasiones y de males externos, y que acepta los avatares de la vida por formar parte de los designios de dios. Defienden el suicidio cuando las circunstancias lo exigen: el interés de la patria, enfermedades incurables. Se sienten hermanos de todos los seres humanos, ciudadanos del mundo.



PERÍODOS




I. EL ANTIGUO (del 300 hasta el 130 a. C.)

A. Zenón de Citio (341-261 a. C.)

B. Crisipo (281-208 a. C.)



II. EL MEDIO (del 130 al 50 a. C.)

A. Panecio de Rodas (185-110 a. C.)

B. Posidonio (135-50 a. C.)



III. EL NUEVO: estoicismo romano (del 50 a.C. hasta el siglo III d. C.)

A. Séneca (4-65 d. C.)

B. Epicteto (50-130 d. C.)

C. el emperador Marco Aurelio (121-180 d. C.)











No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS ALUMNOS DE VALORES ÉTICOS DE 2º TRABAJAN LA UNIÓN EUROPEA

Los alumnos de valores éticos han trabajado la Unión Europea, coincidiendo con el día de la firma del Tratado de Roma. Aunque el trabajo ...