CENTENARIO DE LA MUERTE DE CANALEJAS

Joaquín Santo Matas A las once y veinticinco minutos de la mañana del martes 12 de noviembre de 1912, en plena Puerta del Sol de Madrid, caía abatido de un tiro en la cabeza el presidente del Consejo de Ministros José Canalejas Méndez, político liberal que sería en diez ocasiones diputado al Congreso por la circunscripción de Alicante, distrito electoral de Alcoy.
Licenciado en Filosofía y Letras y Derecho a los 17 y 18 años respectivamente, con solo 19 ya impartió clases de Literatura Española en la Universidad Central, optando dos veces a una cátedra, que no conseguiría, en una de ellas junto a su compañero krausista, el alicantino Saturnino Milego Inglada, cuyo hermano José Mariano fue coautor de la letra del himno de les Fogueres de Sant Joan. Progresista marcadamente democrático, se adscribió al Partido Liberal que encabezaba Cristino Marcos y con el que acabó batiéndose en duelo a espada el 4 de enero de 1890 cuando era nada menos que ministro de Gracia y Justicia.
Evidentemente fue un hombre de impulsos, como lo demuestra el hecho de marchar como voluntario a la guerra de Cuba nada más quedarse viudo o tener después, ya cincuentón, cuatro hijos en cuatro años con una joven a la que más adelante convertiría en su segunda legítima esposa.
La vinculación de José Canalejas con Alicante data de 1890 cuando visita Alcoy, proponiéndole el político local José Atienza Egido, varias veces presidente de la Diputación, incluirlo en la candidatura al Congreso por el distrito electoral de su ciudad lo cual aceptó encantado. En los últimos comicios de 1910 lograría más del 75 por ciento de los sufragios alcoyanos cuyo Consistorio le había nombrado Hijo Predilecto el 27 de abril de 1901.
Diez años atrás, el 23 de enero de 1891, el pleno del Ayuntamiento de Alicante, presidido por el alcalde accidental Manuel Gómiz Orts, dio cuenta de que había sido designado por el Gobierno un ingeniero que redactaría el proyecto de reforma y ampliación del puerto gracias al empeño puesto por Canalejas. Aquello suponía el que comenzara a hacerse realidad un viejo anhelo primordial para la economía de la ciudad.
Gómiz propuso se le concediera el título de Hijo Adoptivo, aprobándose la moción por 16 votos a favor y sólo 5 en contra de los conservadores más recalcitrantes.
En la noche del 25 de febrero de ese 1891 dirá Canalejas en la sede de la Sociedad Económica de Amigos del País: "Desde hoy Alicante será la tierra de mis amores; a ella dedicaré mis afanes para su progreso y engrandecimiento".
Además de la ampliación del puerto con modernas instalaciones así como los proyectos de las líneas férreas Alicante-Alcoy, frustrada, y Alicante-Dénia, Canalejas hizo posible el total saneamiento urbano de la capital, con colectores y nuevas redes de alcantarillado; modernizó la Fábrica de Tabacos, financió el nuevo Mercado Central e impulsó la urbanización del Postiguet gracias a un plan con playa artificial incluida.
A nivel provincial, aprobó el pavimentado de diversas carreteras, respaldó el trasvase de agua de los pozos del Zaricejo de Villena hasta la huerta de Alicante y dio nombre a dos obras que él mismo hizo posible, el viaducto de Canalejas de Alcoy, inaugurado por el propio político el 26 de febrero de 1907, y el puente de Canalejas de Elche, concluido el 20 de abril de 1913, siendo el primero de España con un solo arco de cemento armado.
Como indicamos al principio, el 12 de noviembre de 1912, cuando marchaba caminando desde su casa hasta la sede de Gobernación para presidir un Consejo de Ministros, en el actual número seis de la Puerta del Sol se detuvo a mirar el escaparate de la Librería San Martín, acercándosele un hombre joven y bien vestido que le asestó un disparo en la nuca, mortal de necesidad pues la bala entró por detrás de la oreja izquierda y salió por el oído derecho.
El criminal, un anarquista oscense llamado Manuel Pardinas Serrato, emprendió la huida pero fue interceptado por un policía y un viandante, dándose un tiro en la sien derecha que le causaría la muerte dos horas después.
El asesinato del conocido como "protector de Alicante" causó un tremendo impacto entre nuestros conciudadanos. Comercios, bares, cines y teatros cerraron sus puertas en señal de duelo, interrumpiéndose también la actividad docente.
En la tarde del día 13 se produjo una inmensa manifestación de duelo compuesta por miles de personas de todas las clases sociales, edades y condición, destacando dos inmensas coronas que portaban las cigarreras y un colectivo obrero.
El 19 de mayo de 1913 se colocó la primera piedra del monumento a su memoria, realizado por el alicantino Vicente Bañuls y ubicado en la plaza que llevaría el nombre de Canalejas, al igual que el parque contiguo y la calle de las Bóvedas.
Fue inaugurado el 13 de diciembre de 1914 por su viuda, Pura Fernández, y el hijo primogénito, José María, que al año siguiente, el 11 de diciembre de 1915, también sería nombrado Hijo Adoptivo por haber donado su madre a Alicante toda la biblioteca privada del estadista con el deseo de que se convirtiera en el germen de una futura Biblioteca Municipal.
Capital y provincia deben conservar imperecedera la memoria de su gran benefactor, Canalejas, más ahora en que se cumple un siglo de su cruel asesinato.http://www.diarioinformacion.com/opinion/2012/11/12/centenario-asesinato-canalejas/1314203.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS MILLARES Y EL ARGAR

LA TRADICIÓN DIALÓGICA

LOS HUSOS HORARIOS