El milenio de Almería

En el 955 (siglo X), el califa Abderramán III, fundó la Medina, amurallándola, ordena
fortificar la Alcazaba y construir una Mezquita Mayor.
La Alcazaba es la más extensa de este tipo de construcciones en toda la Península
Ibérica.
Con la desintegración del Califato de Córdoba, se crean los Reinos de Taifas, siendo
Jayrán en el 1014 el fundador de la Taifa de Almería. Jayrán, que significa “Próspero”,fue un eslavo que se convirtió en uno de los más prestigiosos generales de Almanzor.
Tras la muerte de Jayrán en 1028, le sucedió su lugarteniente Zuhayr, que se dedicó a continuar, consolidar y extender la herencia de su antecesor. Su reinado solo duró 10 años. Jayrán y Zuhayr fueron los que amurallaron los dos arrabales que rodeaban a la Medina: Al-Musalla (desde calle la Reina hasta la Rambla) y Al-Hawd (Pescadería-La Chanca.                                                                                                                    La Taifa de Almería llegó a su cénit con la dinastía de los Banu Sumadih, siendo el
principal exponente el rey Al-Mutasim (El Protegido de Dios) que sube al trono en 1054.
El objetivo principal de este rey fue dotar a la ciudad de un gran esplendor cultural. Se rodeó de literatos, artistas y científicos y se construyó un fastuoso palacio en la Alcazaba y otro junto al río, la Sumadihiya. El llamado “Rey Poeta” reinó hasta 1091.
Finalizado el largo reinado de Al-Mutasim y el efímero de su hijo, llegó el gobierno Almorávide. Los Almorávides eran un pueblo religioso provenientes de las tribus nómadas del sur del Sáhara. El cambio de dinastía gobernante no supuso grandes transformaciones en la ciudad, que continuó con su actividad económica floreciente alcanzando su época de mayor esplendor.
La prosperidad económica almeriense fue un atractivo para los reinos cristianos de la península. De 1147 a 1157, un ejército al mando de Alfonso VII conquista la ciudad,
suponiendo un decaimiento económico que desencadenó un progresivo declive.
En 1157 Almería es liberada de la ocupación cristiana por los Almohades, pueblo
musulmán de origen bereber del norte de África que desembarcaron en la península
iniciando una guerra religiosa contra los cristianos.
Tras el período almohade se constituye el Reino Nazarí de Granada en 1238, al que
Almería se incorporó. Yahya al-Nayyar fue el último gobernador árabe de Almería, que capituló y entregó las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos en 1489.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS MILLARES Y EL ARGAR

LA TRADICIÓN DIALÓGICA

LOS HUSOS HORARIOS